Redacción web: ¿Qué es? ¿De verdad puedo vivir de escribir?

Antes de empezar…

Esto es para aquellos que no saben de qué va esto, pero intuyen que puede ser la mantequilla que le hace falta a su pan. Si eres un redactor experimentado, quédate y también comparte tu experiencia con todos ellos.

Dicho esto, no puedo empezar sin decir algo básico:

La redacción de contenido web es una de las actividades que podemos hacer para ganar dinero por Internet.

Pero, concretamente, ¿qué es la redacción de contenido web?

Se trata de la creación de artículos de cualquier temática, traducción de textos, creación de descripciones de productos y más, que estarán publicados en una web o blog bajo tu nombre o un nombre genérico. Es decir, un texto como este.

Si alguien tiene una web o blog, pero no tiene tiempo para crear su propio contenido, entonces necesitará de un redactor que lo haga. La persona solicitará un número determinado de artículos y el redactor deberá hacerlos a cambio de un monto establecido por él.

¿Quién puede ser redactor online?

Todos pueden ser redactores de la web.

No necesitas ser un erudito en un tema, tampoco un escritor de libros o una persona con tres doctorados. Aunque eso sería genial.

Básicamente, solo debes tener facilidad para exponer ideas, no tener faltas ortográficas y tener mucho sentido común para escribir sin repetir muchas palabras o solo “hablar por hablar”. Si sabes escribir de manera tal que otros te entiendan rápidamente, esto es lo tuyo.

Bien sea bajo la modalidad freelancer o como empleado remoto de una empresa, puedes escribir desde casa y ganar dinero extra. De hecho, es posible que percibas un salario con el que puedas pagar la renta, comprar comida y todas esas responsabilidades de adultos.

¿Qué hace un redactor?

Escribir contenido en una web es un trabajo como cualquier otro. Requiere de tiempo y esfuerzo, por tanto, debes asumir tal responsabilidad porque alguien más también hará un esfuerzo para pagarte.

La rutina de un redactor ya establecido -con clientes- es más o menos así:

Preparar el tema

Primero, debe decidir sobre qué tópico o asunto escribirá. Esto debe estar relacionado con la temática de la web y las posibles indicaciones del cliente. Estas directrices tienen que ver con la inclusión de palabras clave, extensión de palabras, número de líneas en los párrafos y cualquier otra exigencia particular.

Además, se espera que el redactor escriba textos que cumplan con los parámetros actuales de SEO. Que son textos destinados a aparecer en los primeros lugares de los resultados de búsqueda para determinadas palabras clave.

Si no se domina el tema, se debe tomar cierto tiempo para investigar y leer sobre ello.

En mi caso, consulto al menos cuatro webs, pero antes abro muchas de ellas y me quedo con las fuentes más confiables.

Escribir sobre el tema

Este proceso es más personal. Cada redactor tiene su propio ‘ritual de escritura’.

Algunos escriben como locos todo lo que salga sin detenerse a corregir. Esto lo hacen para agilizar el tiempo y solo tomar unos minutos para optimizar el texto antes de entregarlo.

Yo todavía no logro hacer eso, aunque por lógica me parezca más productivo que mi método: Prefiero optimizar cada párrafo desde el primer momento, ocupando todo el tiempo en dejar listo el artículo. Es un tema de gustos, costumbres y obsesiones.

En esas revisiones posteriores o durante el desarrollo del tema se debe incluir las pautas SEO.

Con la experiencia empezarás a pulir tu propio ‘ritual’. ¿Luego me cuentas?

Entregar el pedido y realizar el cobro del dinero

Finalmente, se entrega el artículo en formato de Word u otro por el canal acordado o se publica directamente en plataformas como WordPress.

Si es un pedido de un cliente no fijo, normalmente se envían los documentos vía correo electrónico antes de recibir el pago.

Sobre el pago

Algunos redactores piden del 50% del costo total al momento de la contratación. Otros prefieren recibir el 100% del monto luego de entregar el pedido.

En mi caso suelo pedir la totalidad luego de culminar con el pedido. Aunque en algunas ocasiones, como una cantidad importante de artículos, es necesario solicitar un adelanto.

El dinero se recibe mediante PayPal, Uphold o cualquier otra herramienta de pagos online.

¿Dónde encontrar clientes de redacción online?

Este puede ser el tema más preocupante para algunos. En especial si lo has dejado todo para trabajar por tu cuenta desde la web.

Si eres uno de ellos, no te preocupes. Te aseguro que se puede vivir de esto. 😊

Hay muchos sitios en los que puedes encontrar clientes para escribir en sus webs. Incluso, personas o agencias que se encargan de reclutar redactores para abastecer a sus clientes de contenido.

Puedes conseguir clientes básicamente de dos formas:

  1. Enviando correos directamente a direcciones de blogs en los que quieras escribir. A todos los que puedas.
  2. Apuntándote a una plataforma de empleos para freelancers.

Sobre la segunda opción. Muchos de estos sitios no cobran por estar allí, por ver las ofertas ni por postularte. La mayoría cobra una comisión cuando eres contratado.

Pero si no quieres pagar una suma de dinero cada vez que alguien te contrate existe otra manera, además de la opción 1, y es en foros. Busca foros en los que puedas ofrecerte como redactor para una temática en específico y de seguro encontrarás a aun administrador de una web con poco tiempo para escribir en ella.

¿Solo con esta información ya puedo empezar?

Digamos que si no tenías ni idea de lo que hacía un redactor web al menos ya lo sabes. Así puedes ir evaluando tu capacidad para llevar a cabo esta rutina, además de tener en cuenta los pro y contras de trabajar desde tu casa.

¡Ojo! Nada de esto tendrá validez para ti si simplemente no te gusta escribir. Ese es el principal requisito y motivo para que decidas hacer parte de la comunidad de redactores de Internet.

Por cierto, no he tocado el tema del trabajo en casa a propósito: es para dedicarle un post entero.

Lo importante ahora es determinar si la redacción web es esa salida que tanto esperas. Aquella que puede llevarte a la independencia económica y al crecimiento personal.

Trabajar desde casa, bajo tus propias reglas y haciendo justo lo que te gusta no tiene precio.

Si te gustó, compártelo en:
Freelance

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *